Fundación / Historia / Organización / Principios

HISTORIA.

La Iglesia de Jesucristo es única e indivisible; es eterna porque coexiste en el plan de Dios. Pero sobre el haz de la tierra, efectivamente, no hubo hombres que, conjuntamente, integraran un pueblo cuya identidad y sentido a sus vidas fueran los mandamientos del cristianismo. Este hecho –el no haber un pueblo elegido por Dios- duró, sin embargo, hasta el año de 1926.


Para este año, el momento, el tiempo establecido por Dios para reestablecer los principios ordenados por Jesucristo hacía años, había llegado. Y como en otras ocasiones, fueron necesarias las dos variables determinantes y determinadas por Dios para poder llevar a cabo sus propósitos; por un lado, la variable del tiempo y, por otro, la existencia del hombre elegido por Dios para cumplimentar sus planes.


La presencia, en 1926, del elegido y llamado por Dios para administrar los bienes espirituales y recibir los misterios de Dios, garantizaba la conformación de un grupo de creyentes cuyas características principales, serían las mismas establecidas por Jesucristo hacía más de 1900 años. Así, la Iglesia tendría como fundamento y fundador al mismo Maestro de Nazareth un martes 6 de abril de 1926, en la ciudad de Monterrey, México, el año, mes y día establecido por Dios para dar inicio a la Restauración de la Primitiva Iglesia de Jesucristo, con el llamado de Dios al Apóstol de Jesucristo, Aarón Joaquín González. La dirección y trabajo del Apóstol de Jesucristo, Aarón Joaquín González, terminó el 9 de junio de 1964.


A partir de ese momento, la dirección de la Iglesia queda en manos del Apóstol de Jesucristo, SAMUEL JOAQUIN FLORES hasta nuestros días.

Iglesia del Dios vivo columna y apoyo de la verdad, La Luz del Mundo
Ministerio de Comunicación Social
Derechos Reservados / Copyright 2010