Fundación / Historia / Organización / Principios

FUNDACIÓN DE LA IGLESIA:


Hace más de dos mil años, Jesucristo, el Hijo de Dios, apareció en la tierra para cumplir el propósito establecido por Dios, su Padre. Este propósito fue concebido y planificado desde antes de la fundación de este mundo: Dios había determinado que Jesucristo diera a conocer el mensaje de salvación, sentando las bases del cristianismo.


La religión cristiana establecida por Jesucristo hacía énfasis en el amor al prójimo y al enemigo; en el perdón a las ofensas y la reconciliación con el amigo; en evitar hacer justicia por su propia mano, esperando la justicia que viene de Dios; en dedicar el tiempo a orar; en tener fe y esperanza, amor y gratitud, capacidad para perdonar y para amar; invitaba a los primeros creyentes al compartir todo lo que tenían con sus semejantes y, a amar a Dios y a Jesucristo sobre todas las cosas.


Al ofrecer una oportunidad de vida, porque creaba las expectativas y realidades de una nueva forma de concebirla y practicarla, el cristianismo comenzó a expandirse por el Asia antigua; desde Galilea hasta Judea, pasando indudablemente por Samaria, alcanzando regiones como el Ponto, Galacia, Macedonia y Grecia. Pero al no haber la AUTORIDAD APOSTÓLICA en la persona del ultimo de los Apóstoles que existieron en el primer siglo de esta era, los cristianos comenzaron a corromper las normas establecidas por Jesucristo. La Iglesia fundada por el Maestro de Nazaret dejaría de tener presencia sobre el haz de la Tierra, hasta cumplirse el tiempo determinado por Dios.

Iglesia del Dios Vivo Columna y Apoyo de la Verdad, La Luz del Mundo
www.lldm.org / Sitio Web Oficial
Comunicación Social
2010